Cada mes publicamos una serie de artículos de interés para propietarios de viviendas -- consejos para ahorrar dinero, listas para verificar la seguridad de su casa, consejos para mejorar su propiedad, secretos internos de la industria de bienes raíces, etc. Ya sea que actualmente esté "en el mercado", o no, esperamos que encuentre útil esta información. Por favor, siéntase libre de pasar estos artículos a otros miembros de su familia y amigos.

Edición No. 1229
INFORME DESTACADO

¿Es segura el agua que usted toma?
Norteamérica tiene uno de los suministros de agua más seguros del mundo. Sin embargo, las estadísticas nacionales no proveen información específica sobre la calidad y la seguridad del agua que sale de su grifo. La razón: porque la calidad del agua potable varía de un lugar a otro, dependiendo de la condición de la fuente del agua y del tratamiento que ésta recibe.
El agua pura natural no existe como tal. En la naturaleza, todos los cuerpos de agua contienen algunas impurezas. Sin embargo, es crucial saber cuándo y cómo la calidad del agua puede afectar nuestra salud.
Con la información sobre agua potable actualmente disponible para el público en general, los ciudadanos pueden informarse sobre los retos de mantener segura, y proteger, el agua que beben.




También este mes...
11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección
De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos se examinarán minuciosamente durante la inspección de su casa, cuando ésta se encuentre en venta. A continuación le presentamos 11 que usted debería conocer cuando planee poner su casa en venta.



 
 

Proteja su casa contra incendios y el monóxido de carbono
Cada año miles de personas mueren por causa de incendios. La mayoría de las muertes por incendios residenciales ocurren como resultado de la inhalación de gases tóxicos, no del contacto con las llamas. La tragedia es que muchas de estas muertes podrían prevenirse tomando unas pocas precauciones.



Enlaces Rápidos
¿Es segura el agua que usted toma?
11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección
Proteja su casa contra incendios y el monóxido de carbono
 

 

Top>>

¿Es segura el agua que usted toma?

Norteamérica tiene uno de los suministros de agua más seguros del mundo. Sin embargo, las estadísticas nacionales no proveen información específica sobre la calidad y la seguridad del agua que sale de su grifo. La razón: porque la calidad del agua potable varía de un lugar a otro, dependiendo de la condición de la fuente del agua y el tratamiento que ésta recibe.

¿Qué contaminantes pueden encontrarse en el agua potable?

No existe agua pura natural como tal. En la naturaleza, todos los cuerpos de agua contienen impurezas. Cuando el agua fluye en los arroyos, se asienta en los lagos y se filtra a través de las capas del suelo y las rocas, disolviendo o absorbiendo las substancias que toca. Algunas de estas substancias son inofensivas. En realidad, algunas personas prefieren el agua mineral precisamente porque los minerales le otorgan un sabor agradable. Sin embargo, a ciertos niveles, los minerales, como las substancias químicas producidas por el hombre, son considerados contaminantes, que pueden otorgarle al agua un sabor desagradable, o tornarla peligrosa para la salud. Algunos contaminantes provienen de la erosión de las formaciones rocosas naturales. Otros son substancias descargadas de fábricas, aplicadas en tierras de cultivo, o utilizadas por los consumidores en sus hogares y jardines. Las fuentes de los contaminantes pueden estar en su barrio o a miles de millas de distancia. El informe local de la calidad del agua le informa qué contaminantes están presentes en el agua potable que sale de su grifo, los niveles de estos contaminantes, y la fuente real o probable de los mismos. Algunos sistemas de agua subterránea han establecido programas de protección en los cabezales de pozos, para impedir que las substancias químicas contaminen los pozos. De forma similar, algunos sistemas de agua superficial protegen la cuenca hidrográfica que circunda sus yacimientos, para prevenir la contaminación.

¿De dónde proviene el agua potable?

El suministro limpio y constante de agua potable es esencial para todas las comunidades. En las grandes ciudades, el agua potable generalmente proviene de fuentes superficiales de agua, como lagos, ríos y yacimientos. Algunas veces, estas fuentes se encuentran ubicadas cerca de las comunidades. En otros casos, los proveedores de agua potable obtienen el agua de fuentes ubicadas a miles de millas de distancia. Cualquiera sea el caso, cuando considere de dónde proviene el agua potable, es importante que tome en cuenta no sólo la parte del río o del lago que usted puede ver, sino también la cuenca hidrográfica en su totalidad. La cuenca hidrográfica es el área terrestre sobre la cual el agua fluye al río, el lago o el yacimiento. En las áreas rurales, la gente en general bebe agua subterránea, bombeada de un pozo.  Estos pozos se conectan con acuíferos -los yacimientos naturales ubicados debajo de la superficie terrestre, los cuales pueden estar ubicados a unas pocas millas de distancia, o pueden extenderse a través de muchas regiones. Al igual que con el agua superficial, es importante recordar que las actividades que tienen lugar a muchas millas de distancia de su casa pueden afectar la calidad del agua subterránea.

¿Qué tratamiento se aplica al agua para que sea potable?

Cuando un proveedor de agua toma agua no tratada de un río o un yacimiento, generalmente el agua contiene tierra y pequeños trozos de hojas y otros materiales orgánicos, así como también cantidades traza de ciertos contaminantes. Cuando el agua llega a la planta de tratamiento, generalmente se le agregan substancias químicas, llamadas coagulantes, que actúan en el agua a medida que ésta fluye muy lentamente a través de tanques, haciendo que la tierra y otros contaminantes se aglutinen y se asienten en el fondo de los tanques.  Normalmente, este agua luego atraviesa un filtro, para extraer los contaminantes más pequeños, como virus y el parásito intestinal Giardia. El agua subterránea se filtra naturalmente a medida que pasa a través de las capas de la tierra, hacia yacimientos subterráneos, conocidos como acuíferos. El agua que los proveedores bombean de pozos generalmente contiene menos material orgánico que el agua superficial y puede no requerir la aplicación de los tratamientos descritos en el párrafo anterior. La calidad del agua depende de las condiciones locales. El tratamiento más común que se aplica al agua potable, considerado por muchos como uno de los avances científicos más importantes del siglo XX, es la desinfección.  La mayoría de los proveedores de agua agregan cloro u otro desinfectante para matar la bacteria y otros gérmenes. También utilizan otros tratamientos, si fueran necesarios, de acuerdo con la calidad de la fuente del agua. Por ejemplo, en los sistemas cuya agua está contaminada con substancias químicas orgánicas, el agua es tratada con carbono activado, el cual absorbe o atrae los químicos disueltos en el agua.

¿Qué efectos sobre la salud tienen los contaminantes presentes en el agua potable?

Los contaminantes se dividen en dos grupos, de acuerdo con los efectos que tienen sobre la salud de los seres humanos. Su proveedor de agua le alertará, a través de los medios de comunicación, por correo o por otro medio, si el agua potable de su comunidad presenta el potencial de causar efectos graves o crónicos en su salud como resultado de compuestos presentes en ella. Usted también puede contactar a su proveedor de agua para solicitarle información específica sobre el agua de su área.  Los efectos graves ocurren dentro de horas o días del momento en que la persona consume un contaminante. Las personas pueden sufrir efectos graves en su salud, como resultado de casi cualquier contaminante, si son expuestas a niveles extraordinariamente altos (como en el caso de un derrame). En el agua potable, los microbios, como la bacteria y los virus, son los contaminantes que presentan la mayor probabilidad de alcanzar niveles suficientemente altos como para poder causar efectos graves en la salud. En su mayoría, los cuerpos de las personas pueden luchar contra estos contaminantes mibrobianos en la misma forma que luchan contra los gérmenes, y estos contaminantes críticos normalmente no producen efectos permanentes. De todas maneras, cuando los niveles de estos contaminantes son lo suficientemente altos, pueden causar enfermedades, y pueden ser peligrosos o mortales para cualquier persona cuyo sistema inmunológico se encuentre ya débil, debido a VIH/SIDA, quimioterapia, uso de esteroides, u otra razón. Los efectos crónicos ocurren después de que una persona consume un contaminante por muchos años a niveles que superan los establecidos por las normas de seguridad. Los contaminantes del agua potable que pueden producir efectos crónicos son las substancias químicas (como subproductos de la desinfección, los solventes y los pesticidas), los radionucleidos (como el radio), y los minerales (como el arsénico). Ejemplos de efectos crónicos de contaminantes en el agua potable son: cáncer, problemas de hígado o de riñón, o dificultades reproductoras.

¿Cómo puedo ayudar a proteger el agua potable?

Utilizando la nueva información actualmente disponible sobre agua potable, los ciudadanos pueden informarse sobre los retos de mantener segura el agua potable y tomar un papel activo en protegerla. Existen muchas maneras de participar en la protección del agua potable: ayudando a limpiar la cuenca hidrográfica utilizada como la fuente del agua de la comunidad; tomando parte en actividades de protección de cabezales de pozos, para prevenir la contaminación de la fuente de agua subterránea que provee agua a la comunidad. Para esto, puede utilizarse la información que los estados y los sistemas de agua colectan para evaluar sus fuentes de agua.

También se puede participar de reuniones celebradas con el público, para asegurarse de que las decisiones que se tomen con respecto al uso de la tierra tomen en consideración la necesidad de la comunidad de tener agua potable segura. Finalmente, todos los consumidores pueden poner su granito de arena conservando agua y disponiendo en forma segura de los productos químicos que utilizan en sus hogares.

 

 

Top>>

11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección

 


 

"De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos se examinarán minuciosamente durante la inspección de su casa, cuando ésta se encuentre en venta. A continuación le presentamos 11 que usted debería conocer cuando planee poner su casa en venta."

 

Los compradores quieren conocer su casa por dentro y por fuera.

Aunque cada comprador es tan particular como la casa que planea comprar, una cosa que comparten todos es el deseo de asegurarse de que la casa que llamarán su hogar se encuentra en tan buenas condiciones estructurales como parece estar. ¿Comenzará a gotear el techo? ¿Los cables de electricidad están en buen estado? ¿Y la plomería…? Para responder a éstas, y otras, preguntas, los compradores potenciales que visiten su casa buscarán ayuda profesional.

De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos serán puestos bajo escrutinio durante la inspección de una casa. Nosotros identificamos a los once más comunes, cualquiera de los cuales, si no es identificado y solucionado, puede costarle caro en términos de reparaciones.

En la mayoría de los casos, usted mismo puede realizar una preinspección razonable, si sabe lo que busca. Saber qué busca puede ayudarle a impedir que los pequeños problemas crezcan y se vuelvan costosos y difíciles de manejar.

11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección.

1. Plomería defectuosa.

La plomería defectuosa puede manifestarse de dos maneras: pérdidas y taponamientos. Una inspección visual puede detectar pérdidas de agua. Un inspector medirá la presión del agua abriendo todas las canillas en el baño que se encuentre más elevado en la casa, y luego haciendo correr el agua en el inodoro. Si escucha el sonido de agua corriendo, esto indica que las tuberías son más pequeñas que el tamaño apropiado. Si el agua fluye sucia cuando abre la canilla, es indicio de que las tuberías se están oxidando, lo cual puede originar graves problemas de calidad del agua.

2. Sótano mojado o húmedo.

Un inspector examinará las paredes de la casa en busca del depósito de un mineral blanco tipo polvo, a unas pocas pulgadas de separación del piso, y verificará si es seguro almacenar cosas sobre el piso del sótano. El olor a moho es casi imposible de eliminar, y un inspector ciertamente lo notará.

Reparar una rajadura en, o alrededor de, el basamento de su sótano, puede costar $200-$1,000, dependiendo de la gravedad y la ubicación de la rajadura. Agregar una bomba y una fosa de desagüe puede costar alrededor de $750 y $1,000, e impermeabilizar la casa contra agua (en una casa promedio de 3 dormitorios) puede costar $5,000-$15,000. Usted deberá ponderar estas cifras en el cálculo de la ganancia que desee obtener por la venta de su casa.

3. Cables eléctricos y potencia inadecuados.

Su casa debería tener servicio de 100 amperios como mínimo, y el mismo debería estar claramente marcado. Los cables deberían ser de cobre o aluminio. El inspector mirará a los enchufes con varias tomas como indicaciones de circuitos inadecuados y peligro potencial de incendio.

4. Malos sistemas de calefacción y refrigeración.

Aislación insuficiente y un sistema de calefacción inadecuado o en mal funcionamiento son las causas más comunes de la mala calefacción. Aunque una caldera adecuadamente limpia y sin óxido en el intercambiador de calor normalmente tiene todavía vida operativa, el inspector preguntará y verificará si su caldera pasó su típico período de vida útil de 15-25 años. Si la casa tiene un sistema de gas de aire forzado, el inspector examinará, en particular, el intercambiador de calor, ya que si éste tiene rajaduras, puede emitir monóxido de carbono adentro de la casa, el cual es un gas mortal. Si los intercambiadores de calor están dañados, deben ser reemplazados; no pueden ser reparados.

5. Problemas de techo.

Una casa puede tener goteras por diversas razones, tales como el deterioro físico de las tejas de asfalto (extremos doblados hacia arriba, o cortadas) o daño mecánico resultante de una tormenta de viento. Cuando las canaletas gotean y el tubo de bajada de agua permite que fluya agua sobre las paredes externas, este problema externo puede convertirse en un gran problema interno.

6. Espacios húmedos en el ático.

Además de la humedad que puede haber en el sótano, problemas de ventilación, aislación y barreras de vapor pueden hacer que se forme moho en el ático. Esto puede conducir al deterioro prematuro del techo, la estructura y los materiales de construcción. El costo para reparar este daño puede superar fácilmente la suma de $2,500.

7. Madera podrida.

Esto puede ocurrir en muchos lugares (marcos de puertas y ventanas, contramarcos, tablas de cobertura externa de paredes, balcones o patios de madera y cercos). El inspector puede examinar la madera, para verificar si el daño es reciente (especialmente cuando la madera fue pintada hace poco).

8. Albañilería.

El reemplazo de ladrillos puede ser un emprendimiento costoso, pero, si no se efectúa este tipo de reparación, pueden surgir problemas de penetración de agua y humedad en la casa, que, a su vez, pueden causar el taponamiento de la chimenea, por ladrillos que se caigan en ella o, incluso, puede caerse la chimenea sobre el techo. Volver a construir, o reparar, la chimenea puede ser costoso.

9. Circuito eléctrico no seguro o con demasiados fusibles.

Existe peligro de incendio cuando se instala más amperaje en el circuito que lo que permite su capacidad. Los circuitos de 15 amperios son los más comunes en una casa típica, con mayor servicio destinado a los electrodomésticos grandes, como cocinas y secadores de ropa. Reemplazar el panel de fusibles con un panel de disyuntores puede costar una cantidad considerable de dinero.

10. Características de seguridad adecuadas.

Más que en un sistema de seguridad adquirido, un inspector se fijará en las características de seguridad básicas que protegerán su casa, tales como trabas de seguridad en ventanas y puertas de patios, cerrojos en puertas, detectores de humo e, incluso, de monóxido de carbono, en cada dormitorio y en cada planta de la casa. Aunque los precios de estos componentes pueden variar, sumarán a sus costos. Antes de comprarlos o instalarlos, debería consultar con expertos locales.

11. Problemas estructurales/de basamento.

Un inspector ciertamente investigará los cimientos y el basamento de su casa, ya que la integridad estructural de una casa es un aspecto fundamental.

Cuando ponga su casa en venta, seguramente no deseará encontrar ninguna sorpresa indeseable que pueda hacer fracasar la operación. Si inspecciona previamente su casa con un entendimiento de estas 11 áreas de problemas potenciales, se estará armando en defensa de una posible futura desilusión.

 

 

Top>>

Proteja su casa contra incendios y el monóxido de carbono

La seguridad y usted

Todos queremos vivir en un entorno seguro y libre de preocupaciones, con nuestras familias, esposos e hijos. Sin embargo, muchas veces estamos más cerca de sufrir accidentes de lo que pensamos. Posiblemente la seguridad no sea un elemento en el que usted piense constantemente en su vida diaria. Quizás se sienta seguro, pero escondidos en su casa hay peligros que pueden llevarse vidas y destruir bienes.

Incendios

Cada año miles de personas mueren en incendios. La mayoría de los incendios residenciales ocurren más por la inhalación de gases tóxicos, que por el contacto con las llamas. La tragedia es que muchas de estas muertes podrían prevenirse tomando unas pocas precauciones.

Consejos generales para prevenir incendios

  • No enchufe demasiados aparatos electrodomésticos en una misma toma eléctrica.
  • Asegúrese de no tener productos combustibles demasiado cerca de calentadores, cocinas y hogares.
  • Nunca fume en la cama ni deje un cigarrillo prendido en un cenicero.
  • No use cables eléctricos o alargadores dañados o deshilachados.
  • Mantenga fósforos y encendedores fuera del alcance de los niños.
  • Enseñe a sus hijos los peligros de jugar con fuego.
  • Nunca use alargadores eléctricos con equipos de calefacción o aire acondicionado.
  • Compre alarmas de humo y extinguidores de incendio para cada planta de su casa.

¡Tenga un plan de escape de emergencia! ¡Practíquelo con frecuencia!

  • Elabore un plan de salida de emergencia y un plan de salida alternativo, ya  que la salida más obvia puede quedar bloqueada por las llamas. Normalmente, una ventana es la salida alternativa de un dormitorio. Asegúrese de que los mosquiteros o las ventanas suplementarias de invierno puedan sacarse con facilidad. Si vive en una casa de dos plantas, debería tener una escalera de escape para cada cuarto que esté ocupado. Puede comprar una escalera de escape y guardarla debajo de una cama o en un ropero.
  • Establezca un lugar de encuentro afuera de su casa, para asegurarse de que todos los miembros de su familia hayan escapado de la emergencia. Toda su familia debería participar en simulacros de escape, por lo menos dos veces al año.
  • En el caso de un incendio, no se detenga a vestirse ni a juntar bienes que considere valiosos. Los segundos cuentan. Tampoco busque a su mascota.
  • Enséñele a su familia que en el caso de un incendio deben agazaparse cerca del piso, para evitar el humo y el calor intenso. Los caminos de salida de su casa pueden estar completamente llenos de humo denso; por lo tanto, todos deberían practicar salir gateando con sus rodillas y manos, con los ojos tapados.
  • Entrene a los miembros de su familia a sentir con sus manos las puertas cerradas antes de abrirlas. Si la puerta está tibia, ábrala lentamente, y ciérrela rápidamente si siente una ola de calor o humo.
  • Establezca la regla de que una vez que alguien logró salir de la casa, nunca debe volver a entrar, bajo ninguna circunstancia. En cuanto dos personas hayan llegado al lugar de encuentro, una de ellas debería llamar al 911 desde la casa de un vecino.

Alarmas de humo

Como resultado de la educación del público y las campañas publicitarias, la mayoría de las personas son conscientes de la importancia de las alarmas de humo, y la mayoría de los hogares de Norteamérica tienen alarmas instaladas.

Recomendaciones:
  • Compre una alarma de humo para cada planta de su casa y lea las instrucciones sobre cómo usarlas y dónde colocarlas.
  • Las alarmas de humo deberían instalarse cerca de los dormitorios, ya sea en el techo o sobre la pared, a seis/doce pulgadas debajo del techo.
  • Los códigos locales también pueden requerir otros tipos de alarmas. Verifique con el departamento de bomberos o un oficial del departamento de códigos de construcción.
  • Instale las alarmas de humo lejos de las salidas de ventilación.
  • Pruebe las alarmas regularmente, para asegurarse de que funcionen bien.
  • Si su alarma funciona con pilas, cambie las pilas cada seis meses, cuando cambia la hora de sus relojes.
  • Para máxima protección, instale en su casa alarmas de humo, del tipo ionización y fotoeléctrico, para contar con detección óptima de incendios tanto de rápida como de lenta propagación.

Extinguidores de incendios

Para protegerse contra incendios pequeños o evitar que un incendio pequeño se propague, su casa debería estar equipada con un extinguidor de incendios. Como todos los incendios se inician con un fuego pequeño, existe la posibilidad de poder contener el incendio si se tiene a mano un extinguidor y se lo usa apropiadamente. Sin embargo, debe prestar atención en seleccionar la clase correcta de extinguidor, ya que existen distintas clases para distintos tipos de incendios. Instale extinguidores en cada planta de su casa, incluyendo su cocina, sótano y garaje.

Selección del extinguidor de incendios

Los extinguidores de incendios se clasifican de acuerdo con la clase de incendio para los cuales son fabricados. Las cuatro clases de incendios son A, B, C y D:

  • Los incendios Clase A involucran combustibles comunes, como madera, papel, tela, goma, basura y plástico. Son comunes en establecimientos comerciales típicos y casas residenciales.
  • Los incendios Clase B involucran líquidos inflamables, solventes, aceite, gasolina, pintura, esmalte y otros productos con base aceitosa. Los incendios Clase B suelen propagarse con rapidez. A menos que se los apague apropiadamente, pueden volver a reencenderse después de que las llamas hayan sido apagadas.
  • Los incendios Clase C involucran equipos energizados, como cables, controles, motores, maquinaria o aparatos electrodomésticos. Estos incendios pueden ser causados por una chispa, un golpe de energía o un cortocircuito, y normalmente ocurren en lugares de difícil visibilidad o alcance.
  • Los incendios Clase D involucran metales combustibles.

Un extinguidor típico para una casa o una oficina debería tener la clasificación ABC.

Monóxido de carbono

Una de las mayores amenazas a su seguridad es la calidad del aire existente adentro de su casa. El monóxido de carbono (CO) es una amenaza sutil y muy peligrosa, porque el gas es incoloro, inodoro e insípido.

Cada año cientos de personas mueren por envenenamiento con monóxido de carbono. Otras miles sufren los efectos del gas sin ni siquiera darse cuenta. Los síntomas resultantes de la inhalación de monóxido de carbono se asemejan a los de la gripe y otras enfermedades comunes. Por lo tanto, es fácil que en un examen médico de rutina no se descubra que se trata de envenenamiento con CO.

El CO es producido cuando un combustible no se quema completamente debido a la falta de oxígeno. Los síntomas de la exposición leve a CO son, comúnmente: dolor leve de cabeza, náusea, vómitos, fatiga (síntomas parecidos a los de la gripe), seguidos de un dolor fuerte de cabeza, mareos, confusión y palpitaciones aceleradas. Si toda la familia se enferma después de algunas horas de estar en la casa, y se siente mejor afuera de la casa, sospeche que la causa puede ser envenenamiento con monóxido de carbono.

Posibles fuentes de CO son:

  • Caldera o calentador.
  • Calentador de agua accionado con gas o petróleo combustible.
  • Hogar de gas o leña.
  • Cocina de gas.
  • Chimeneas o salidas de ventilación obturadas, oxidadas, desconectadas o defectuosas.
  • Contratiro de gases de combustión adentro de la casa.
  • Automóviles en garajes adjuntos a la casa.

Ciertas señales pueden indicar que usted tiene un problema de monóxido de carbono. Verifique si ve alguna de las siguientes en su casa:

  • Óxido o raspaduras en la chimenea o la salida de ventilación.
  • Panel de caldera flojo o faltante.
  • Hollín en la salida de ventilación o en aparatos electrodomésticos.
  • Salidas de ventilación flojas o desconectadas.
  • Material u hollín que cae de la chimenea.
  • Humedad en el lado interior de las ventanas.

Sin embargo, el CO puede incluso producirse e ingresar a su casa sin que haya presente ninguna de las señales mencionadas anteriormente. Los aparatos de calefacción que aparentemente funcionan correctamente también pueden ser fuentes de CO. El quemado de carbón o madera produce CO y éste puede ingresar a su casa. Los motores de gasolina, al ser encendidos, producen grandes cantidades de CO. En general, los automóviles que se guardan en garajes adjuntos a las casas son fuentes de CO.

Cómo protegerse

Para evitar la exposición a CO en su casa, es importante que:

  • Se asegure que los aparatos electrodomésticos estén instalados, y sean usados, de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Se asegure que las chimeneas y las salidas de ventilación venteen todos los gases hacia afuera de su casa.
  • Haga inspeccionar y mantener el sistema de calefacción, la chimenea y las salidas de ventilación anualmente, por un contratista calificado en sistemas de calefacción.
  • Nunca use parrillas de carbón adentro de su casa.
  • Nunca caliente su casa con una cocina de gas.
  • Siempre use un aspirador de humo, con ventilación al exterior, cuando cocine en una cocina de gas.
  • Nunca caliente ni deje en funcionamiento vehículos u otros motores de gasolina en garajes u otros lugares internos.

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor recomienda que cada residencia que contenga electrodomésticos que operan con quemado de combustible esté equipada con, por lo menos, una alarma de CO. Para mayor protección, coloque una en cada planta de su casa, y lea y sigua las instrucciones del fabricante.

Si su alarma indica altos niveles de monóxido de carbono presentes en su casa:

  • Salga de inmediato de su casa, al aire fresco, y verifique que todas las personas que estaban adentro hayan salido.
  • Llame al servicio de emergencia.
  • No vuelva a entrar a su casa hasta que el servicio de emergencia haya llegado, haya aireado su casa, y haya determinado si ya es seguro volver a entrar.
  • Corrija el problema antes de poner en funcionamiento los aparatos de calefacción.
  • Si la alarma de monóxido de carbono vuelve a sonar, repita los pasos mencionados anteriormente. Nunca ignore una alarma.

Los incendios son traumatizantes y atemorizantes, al igual que lo es un incidente de monóxido de carbono. Es esencial reconocer plenamente los peligros de un incendio y del envenenamiento con monóxido de carbono, y tomar acción preventiva. Las inspecciones regulares de su casa, las alarmas de humo y de monóxido de carbono, los extinguidores de incendio y un plan de salida de emergencia, le ayudarán, tanto a usted como a toda su familia, a vivir en forma más segura.

 

 

Top>>